ALGO VI CERCA A CHOTA (Relato: Samuel Campos Quiroz)


Les voy a contar algo que me ocurrió en la carretera cuando era niño.

Cuando tenía alrededor de 10 años, mis padres me llevaron a visitar al abuelo. En esos años, la carretera a Chota, era muy peligrosa, y más aún que estábamos yendo en época de lluvia.

Cuando estuvimos a mitad de camino en llegar a Chota, la policía detuvo el carro de mi papá, diciendo que no pueden ir por esa ruta, ya que la lluvia hizo que las piedras del cerro caiga en la carretera y por temor que ocurra un accidente, restringió el paso a todos los conductores.

El policía le dijo a mi papá que se quede en algun pueblito cercano a Chota a pasar la noche, que mañana puede seguir con el viaje, pero mi papá le dijo que no, que estaba con el tiempo y debían de llegar esta misma noche.

Como el policía no podía hacerle cambiar de opinión a mi padre, le dijo que puede ir por otra ruta, pero antes le dio la siguiente advertencia. Pase lo que pase, escuche lo que escuche o sienta algo raro, no detenga el carro, siga su camino...

Después de la advertencia del policía, mi padre prosiguió el viaje hacia Chota para ver a mi abuelo. No habrá pasado más de 10 minutos, que me dio ganas de orinar, pero como estábamos en el carroo, me aguanté hasta que no pude más. Como mi padre no quiso que orine dentro del carro, al estar apunto en detenerse, mi madre le recuerda la advertencia del policía. Mi padre dijo que en verdad cree que hará caso a lo que dijo el policía.

Cuando mi papá estaba a punto en detener el carro, mi madre al mirar por la ventana, no sé qué es lo que ve, que de inmediato le dice a mi papá que no se detenga que acelere.
Con el tono de voz que dijo mi madre, hizo que mi padre le entre miedo y pise el acelerador a todo lo que pudo. Para suerte de nosotros, al momento que mi padre pisó el acelerador, la carretera era todo camino recto.

No habrá pasado más de unos minutos, que más adelante se veía varias luces de carros detenidos.
Las luces que se veían adelante, fue un alivio para mis padres, porque estaban asustados, y más aún mi madre que no podía hablar bien del susto.

Al detener el carro, uno de los policías le dijo a mis padres que tengan cuidado en su camino, que hay alguien que está atacando a los que se detienen.

Cuando mi padre estaba a punto de seguir con su viaje, para su buena suerte, otros de los carros que estaban detenido iban detrás él y otro adelante, así el miedo se les pasó, porque viajar en grupo no da tanto miedo y mucho menos de noche.

Si se preguntan que fue lo que vio mi madre aquella noche, ahora les diré.
Después de varios años, cuando mi padre nos contó acerca del viaje que tuvimos aquella vez, recordé lo que había pasado, y enseguida le pregunto a mi madre, porque le dijo a mi papá que no detenga el carro.
Mi madre me contó, que al momento que mi papá iba a detener el carro, desde la ventana ve que un ser muy extraño estaba viniendo a toda carrera hacia el auto.
El ser que vio tenía unos ojos muy brillosos y era más grande que el carro.

Comparte en Google Plus

PLSDL Por Las Sendas de Latinoamerica

Esta pagina esta creada para la difusion de la Musica Andina Latinoamericana, por lo que los discos que estas descargando son totalmente libre, con el afan de seguir difundiendo nuestra musica. PLSDL
    Blogger Comment

Gallery