LA VIUDAD NEGRA (Relato de Claudio Portal)




Hace algunos años, un forastero arribó a la ciudad de Cajamarca, después de caminar varias horas llegó al barrio Chontapaccha, en seguida, divisó a una joven, se acercó y le preguntó _ señorita, ¿conoce usted algún lugar donde pueda alojarme esta noche? _ en seguida la joven volteó la mirada hacía él y quedaron mirándose fijamente. La joven tenía el cabello oscuro como el manto de la noche, ojos fulgurantes como la luz de luna y rostro pálido cuyo color se asemejaba al granizo de una friolenta tarde de lluvia. 

Él la miró fijamente y ella correspondió la mirada, iniciándose así una amena y entretenida conversación, pero el tiempo que nada perdona hizo que las horas transcurrieran rápidamente. De pronto la joven al percatarse que había oscurecido exclamó – ¡debo regresar a mi casa ya es muy tarde! - El forastero anonadado de la belleza de la joven, decidió acompañarla, cuando llegaron al lugar, ella lo invitó a pasar.El forastero observó sigilosamente el interior de la casa, todo estaba muy limpio y ordenado pero lo que más le llamó la atención fue que todas las paredes estaban pintadas de color blanco.

Llegaron hasta el comedor y la joven pidió al forastero que se sentase mientras ella le servía una taza con té y algunas humas, hablaron muchas horas como si se conocieran desde hace muchos años, las horas de conversación estuvieron acompañadas de una declaración de amor y de algunos besos.Por la ventana observaban los enamorados la luna brillante y oscura como pocas veces se suele ver, como si bajo el manto de la noche se ocultaran infinidad de misterios, luego de un beso llegó el momento de la despedida, el forastero antes de irse le hizo prometer a la joven que se volverían a ver al día siguiente.

A día siguiente el forastero se dirigió a la casa de su amada, encontrándose en la puerta empezó a tocar pero nadie atendía a sus llamados, la mezcla de sentimientos como la desilusión, la duda y el desamor lo llevó a tocar la puerta cada vez con más fuerza e insistencia. De pronto de la casa continua salió una anciana y preguntó - ¿a quién busca? - con ansiedad él respondió: - a Carmen Sánchez - la anciana lo miró con asombro y desconcierto. De pronto tras unos minutos de silencio con una mirada desorbitada se le oyó decir - la señorita Carmen hace años que murió, estaba por casarse pero sus padres se opusieron a la relación y ella terminó por suicidarse, seguro que lo usted vio fue su alma, muchos vecinos dicen que ella suele aparecer cuando la luna esta brillante y oscura como pocas veces se puede ver – el forastero no podía creer lo que acababa de escuchar y discutió acaloradamente con la anciana, le hacía reproches por todo lo dicho, de pronto La anciana llena de ira y con una sonrisa perturbadora cerró la puerta fuertemente y el sonido estruendoso rompió el silencio de la tarde. 

El forastero empujó la puerta y finalmente logro ingresar a la casa, adentro se llevó una gran impresión al ver que las paredes blancas que él vio el día anterior ahora tenían un aspecto fúnebre - las paredes descascaradas cubiertas de moscas, descoloridas y llenas de polvo, aturdido y sin encontrar explicación a todo lo sucedido, se dirigió hacia la cocina y sorprendido miró las tasas de té llenas de polvo y de telarañas, las hojas de las humas estaban secas y al contacto con las manos del joven rápidamente se convirtieron en polvo,
Todo estaba tendido sobre la mesa tal y cómo el joven lo recordaba el día anterior con la única diferencia de que parecía tratarse que lo ocurrido hubiera sucedió muchos años atrás. Desorientado y con lágrimas en los ojos salió de la casa y se marchó. 

Al día siguiente los vecinos del Barrio Chontapaccha encontraron al forastero muerto con los ojos desorbitados y segregando espuma en la boca.

Se dice que todos los días 23 del mes de agosto a las 12 de la noche, cuando la luna esta brillante y oscura como pocas veces se suele ver, las personas que la observan verán aparecer a la viuda negra quien atraviesa espacios y dimensiones para poder vivir su amor por tan solo una noche.

Edicion: Julio Rabines

Comparte en Google Plus

PLSDL Por Las Sendas de Latinoamerica

Esta pagina esta creada para la difusion de la Musica Andina Latinoamericana, por lo que los discos que estas descargando son totalmente libre, con el afan de seguir difundiendo nuestra musica. PLSDL
    Blogger Comment

Gallery